LA IZQUIERDA Y LOS TOROS

LA IZQUIERDA Y LOS TOROS” 

 

Miguel Cid Cebrián

 

 

            Con mi agradecimiento a los organizadores por invitarme a participar en este prestigioso Symposium del Toro de Lidia de Zafra, debo decir que por el tiempo concedido he de ser lo mas preciso y concreto posible en una ponencia tan novedosa como la que me ha sido asignada.

 

            “La izquierda y los toros”, es un tema sobre el que he reflexionado desde diversos enfoques partiendo de que lo que se quiere es, naturalmente, conocer la posición de la izquierda política en relación con la Fiesta.

 

En primer lugar y teniendo en cuenta la precisión con la que se utilizan los términos científicos en este Symposium habría que definir que se entiende por “izquierda”. El famoso Profesor Norberto Bobbio, en un relativamente reciente ensayo de 1995, por otro lado ya clásico, se pregunta si existen aún diferencias claras entre izquierda y derecha que muchos ponen en duda y llega a la conclusión de que dicha distinción que el llama “diada”, existe. Pues bien, en lo que a nosotros interesa vale la pena destacar lo que Bobbio menciona como rasgos de la izquierda frente a los de la derecha y de si los mismos podrían ser compatibles o no con los toros, como la “violencia - no violencia” y “tradición - innovación”, entre otros.

 

            ¿Podría decirse según ello que la izquierda sería en principio ideológicamente antitaurina? Creo que no, veamos:

 

            1.- No es la violencia lo que caracteriza a la lidia sino todo lo contrario, el torero debe parar, templar y mandar y torear lo mas despacio posible, con lentitud, esto es, limando la violencia del toro. Al igual que sucede con la suerte de varas y banderillas, tendentes a aplacar al toro para la faena de muleta.

           

            2.- Es efectivamente una tradición como tantas manifestaciones culturales, pero no está reñida con la innovación. El peto y su regulación, la selección del toro persiguiendo su bravura y nobleza y, sobre todo, la técnica del torero, han cambiado la forma de torear que busca la estética plástica y la inspiración artística.

 

3.- Por último, frente a las críticas animalistas de los protectores de animales, algunos de izquierdas, ni que decir tiene que se respeta, premia, incluso se indulta al toro y a su vez se protege al caballo, que es el otro animal que sale al ruedo durante el espectáculo. No existe intención alguna de torturar o maltratar al toro, incluso después de muerto.

 

4.- Además, hay un componente clave de la izquierda cual es la igualdad de las personas. Bobbio lo explica muy bien cuando dice que la izquierda es igualitaria ya que pretende que los hombres sean mas iguales que desiguales, mientras que la postura la conservadora cree que son mas desiguales que iguales.

 

Pues bien, ¿hay algo mas igualitario que la Fiesta donde todos participan por igual no solo en aplaudir o reprochar, exigir o criticar, sino, sobre todo, en dar trofeos o negarlos?.

 

5.- Por último, habría que añadir que la beneficencia o la ayuda a los necesitados ha sido siempre tradicional en la Fiesta de los Toros que ha celebrado y sigue celebrado multitud de festivales taurinos benéficos donde los toreros actúan desinteresadamente. Esta solidaridad que también se produce en entidades taurinas diversas y hoy día en fundaciones presididas por figuras del toreo, es un componente mas de ese sentido social de la Fiesta que es proverbial en la izquierda.

 

Si esto es así, no hay a mi juicio obstáculo o inconveniente ideológico alguno para ser de izquierdas y aficionado.

 

 

Dicho esto ¿cual ha sido la actitud de la llamada izquierda con los toros?. Voy a dar tres pinceladas:

 

1) Una vez proclamada la 2ª República, puede decirse que uno de sus primeros actos fue celebrar una corrida de toros, que tuvo lugar el 17 de junio de 1931 en la nueva plaza de toros de Las Ventas de Madrid, llamada Gran Corrida de Inauguración, organizada por el Ayuntamiento de Madrid, cuyo Alcalde era el socialista Pedro Rico, “a beneficio del fondo para remediar la crisis motivada por el paro obrero”, que además de sonar muy actual, es un fin estrictamente social.

 

Además, Rico estaría asesorado por los ex matadores Guerrita, Antonio Fuentes, Bombita, Machaquito, Vicente Pastor y Manuel Mejías (Bienvenida).

 

Los 8 toros fueron de Pedro Domecq, Julián Fernández Martínez, Manuel García “Aleas”, Concepción de Concha y Sierra, Gracilano Pérez Tabernero, Hijos de Andrés Sánchez “Coquilla”, Agustín de Mendoza, de Zafra (que como saben es el Conde la Corte, aunque no usara el título en aquellas circunstancias) e Indalecio García Mateo. Y los espadas: Fortuna, Marcial Lalanda, Nicanor Villalta, Fausto Barajas, Luis Fuentes Bejarano, Vicente Barrera, Fermín Espinosa y Manuel Mejias Bienvenida.

 

Además se decía en el cartel, que estaba ornado con la bandera republicana que, “Honrará con su presencia el Gobierno Provisional de la República”, y que antes del comienzo se daría un concierto por la Banda Municipal de Madrid y la Banda Republicana.

 

O sea, una corrida republicana promovida por un Ayuntamiento y un Gobierno donde la izquierda era hegemónica o predominante.

 

2) El segundo antecedente, que por cierto nos lo recordó el euro diputado popular Luis de Grandes en un recientísimo acto en el Aula Cultural de las Ventas, es que en el entonces diario El Socialista, se incluían informaciones de toros siendo Pablo Iglesias como máximo líder responsable del periódico. Pues bien, cuando éste planteó suprimir dicha sección por motivos de espacio, ante el alubión de críticas que recibió de los lectores aficionados a los toros, tuvo que desistir y mantener la información taurina.

 

3) Por último, no es ocioso recordar que genios de la cultura muchos de ellos de izquierdas o desde luego nada conservadores, fueron apasionados taurinos, como Goya, Alberti, Picasso y García Lorca, por cierto los dos banderilleros Francisco Baladí y Joaquín Arcollas fueron asesinados con Federico por ser ugetistas. O intelectuales como Santiago Amón y Tierno Galván. Todos ellos buscaron en la Fiesta las fuentes de su inspiración.

 

Baste decir que Santiago Amón proclamó que, La Fiesta de los Toros es la manifestación cultural mas importante del pueblo español”. Así como que Tierno Galván dijo que, “Los Toros son el acontecimiento que mas ha educado social, e incluso políticamente al pueblo español”. “Por ello podemos afirmar que el espectáculo de los festejos taurinos se está continuamente ejercitando en la apreciación de lo bueno y de lo malo, de lo justo y de lo injusto, de lo bello y lo feo”. O sea una pedagogía moral y estética.

 

Y hoy, gracias al fenómeno José Tomás, tenemos a artistas del ámbito de la izquierda como Serrat o Sabina o incluso a Miguel Bosé que, se consideran aficionados. Y así podríamos seguir con muchos otros.

 

Desde luego, todo ha cambiado y sería impensable que un gobierno asistiera en pleno a una corrida o que hubiera sección taurina en periódicos de partido, sean de izquierda o de derecha, cuando casi no lo hay en algunos muy importantes de información general.

 

Tampoco puede decirse que la izquierda de hoy haya dado la espalda a los toros, como se está viendo en Cataluña donde destacados diputados socialistas defienden la Fiesta, encabezados por David Pérez, miembro directivo de la Asociación Taurina Parlamentaria (ATP). Y que va a ser una prueba de fuego para algo mas que la Fiesta, ya que no es la izquierda sino el nacionalismo el que está en contra de la misma, por ser española mientras el Partido Popular y la mayoría del PSC la defienden. No es, por tanto, izquierda contra derecha sino como digo, nacionalismo contra no nacionalismo.

 

Igualmente en la ATP contamos en la directiva con Carmen Calvo, ex ministra socialista de Cultura y diputada, que como es notorio es una gran aficionada. Como lo son José Bono, presidente del Congreso, Angel Rojo, presidente del Senado, Enrique Múgica, Defensor del Pueblo, José Luis Corcuera, ex ministro del interior, etc …, todos ellos socialistas y, por  tanto, de izquierdas como los Gobiernos de Autonomías como Andalucía, Aragón o El País Vasco, éste en coalición con el PP que, además, cuentan con Reglamentos Taurinos propios, que es una forma no solo de regular, sino también de proteger y promocionar la Fiesta. Ir contra la Fiesta es, también, ir contra la legalidad y contra “la implantación de la Fiesta de los Toros en la cultura y aficiones populares”, como recoge en su Exposición de Motivos la Ley Taurina de 1991 (Ley Corcuera), aprobada, no hay que olvidarlo, durante el Gobierno de Felipe González,

 

Se que, hoy, hay dudas en la izquierda, como también las hay en la derecha, sobre el futuro de los toros y sobre la actitud de las instituciones. Precisamente, por ello, nuestra Asociación Taurina Parlamentaria pretende implicar a los poderes públicos a todos sus niveles para que, no solo regulen la Fiesta, sino también para que la cuiden, la protejan y la difundan, especialmente en sus medios de comunicación, como son las televisiones autonómicas, instituciones, como las escuelas taurinas y, también, mediante promoción con ayudas a las asociaciones diversas de aficionados, como hacen Autonomías como la madrileña o la andaluza. Todo ello, sin mas color que el de la Fiesta, de nuestra Fiesta que no es de izquierdas ni de derechas sino de todos, y en definitiva del pueblo que la quiere y sustenta. Muchas gracias.