Manifiesto de la Juventud a la Tauromaquia del XII Symposium del Toro de Lidia.

 Manifiesto de la Juventud a la Tauromaquia: 


                La sociedad necesita un aumento del conocimiento sobre la fiesta de los toros mediante actividades que permitan la formación de la juventud (entorno familiar cercano, charlas divulgativas en peñas y clubs taurinos, aulas taurinas universitarias, jornadas culturales, tientas matinales durante las grandes ferias, visitas a ganaderías, toreo de salón…). Consideramos muy necesario recuperar la emisión de corridas y documentales del toro en el campo en la televisión pública.


               Exigimos un espectáculo integro, basado en un toro bravo, que trasmita emoción, de diversos encastes, hechuras y comportamientos al que se realice correctamente una suerte de varas que permita evaluar su bravura.


               Hay que bajar el precio de las entradas e iniciar estrategias comerciales que favorezcan el acceso de los jóvenes (abono con descuentos, tendido joven, dos por uno en abonos y entradas,…)


               Urge despolitizar la tauromaquia, fomentando su concepto actual trasnacional, mediante el respeto de la libertad individual y el derecho a asistir a los festejos taurinos.


               Es necesario mantener los valores vinculados a la fiesta de los toros (prácticos: el económico, la biodiversidad genética…; éticos: el espíritu de sacrificio, el respeto, la autenticidad, el compañerismo, la solidaridad... y socioemocionales: la emoción, el arte, la estética…).


               Creemos beneficioso retomar cierto espíritu festivo y fomentar el vínculo entre festejos mayores y populares, entendidos estos últimos como semillero de futuros aficionados donde se pueda producir aprendizaje y vínculos entre jóvenes y mayores.


               Aunque sabemos que es una utopía nos gustaría que se realizaran sorteos entre las ganaderías y los toreros en las ferias importantes para que exista una competencia real entre las figuras del toreo.


               Hay que conseguir un reglamento único que fusione la normativa que regula los espectáculos taurinos mayores.


               Se debería modernizar el marketing empresarial adaptándolo a los tiempos actuales para hacer visibles los espectáculos taurinos y más accesibles las entradas al público general.


               Hay que terminar con el círculo vicioso de empresarios, apoderados y ganaderos que impide cualquier capacidad regeneradora del espectáculo.


               Desde aquí la juventud taurina se compromete a la creación de un observatorio que servirá como red de colaboración y punto de encuentro, para el activismo, la promoción y la divulgación de un espectáculo que aúne pureza, emoción, arte y riesgo, pues sin estas cualidades la tauromaquia pierde su esencia.


 


Grupos de trabajo de las Asociaciones de Jóvenes Taurinos  del


XII Symposium del toro de Lidia



Zafra, 24 de octubre de 2015.