Conclusiones. X JORNADAS SOBRE GANADO DE LIDIA Y TAUROMAQUIA.

X JORNADAS SOBRE GANADO DE LIDIA Y TAUROMAQUIA



Conclusiones



Universidad Pública de Navarra



(24 y 25 de febrero de 2017)



 



 



 



Toros y sociedad



 



Antonio Purroy (Catedrático de Producción Animal)



Aunque la Tauromaquia está pasando por momentos delicados, no son comparables con las épocas en que ha estado sometida a prohibiciones papales y, sobre todo, reales. En el pasado, se prohibía para proteger a quienes se ponían delante de los toros; en la actualidad, los movimientos antiturinos a quien defienden es al toro, no les preocupa la persona. La Tauromaquia tiene mucho que ver con el carácter de los españoles: valentía, arrojo, sentimiento, orgullo, grandeza moral…El toro de Lidia y su sistema de cría en la Dehesa son dos aportaciones genuinas españolas a la zootecnia mundial. La Tauromaquia en sí misma, se constituye como una verdadera cultura en la que se inspiran la mayoría de las manifestaciones culturales de nuestro país. Genera además una considerable riqueza económica (en forma de PIB) que se puede estimar en unos 1.500 millones de euros anuales (datos propios) Y lo que es más importante, ¡sigue interesando al mundo!



Juan José Márquez (médico, cooperante)



El toro tiene a su favor la huella ancestral en forma de historia prehistórica, pues no pasó desapercibido a las civilizaciones más antiguas. En el pasado fue una fiesta litúrgica y sacrificial, juego de desafío, poder y drama. El mundo de los toros es un mundo de solidaridad, donde uno se gana la vida con lo que obtiene pero construye su vida a partir de lo que da. Valientes para impulsar el bienestar ajeno, para defender lo que creemos, para defender la Tauromaquia.



 



Regeneración del toro y del espectáculo



 



Julio Fernández (veterinario de campo)



Las figuras de hoy buscan toros que embistan en la muleta, que no se caigan y que duren y aguanten los últimos muletazos sin rajarse. Para ello, el toro apenas se pica, se saca enseguida del caballo para que no se gaste. El otro tipo de toro sin embargo, es más bravo en el caballo, más duro, y más complicado en la muleta. Las ganaderías “duras” de encastes minoritarios en su mayoría trabajan en aislamiento reproductivo, por lo que la consanguinidad puede ser un problema para el avance del progreso genético. Tienen que primar en ocasiones criterios de conservación frente a los de selección. A pesar de ello, han hecho indudables progresos en manejo y selección y aunque siguen dando preferencia a la suerte de varas, no descuidan la selección de la nobleza en la muleta. La selección del toro ha conseguido un animal que soporta bien el dolor que producen la puya y las banderillas e, incluso, la espada al final de la lidia.



 



Juan Manuel Lomillos (veterinario de plaza)



Recordó brevemente los aspectos más relevantes de las funciones de un veterinario de espectáculos taurinos. Añadió que el veterinario de plaza está correctamente preparado para desempeñar su cometido por sus estudios en la facultad y la formación posterior en diferentes cursillos que le habilitan como especialista en espectáculos taurinos. Defendió con vehemencia el papel del veterinario, pues juega un papel fundamental en el desarrollo del espectáculo, tanto en los reconocimientos como en el palco y al finalizar el mismo (desolladero).



 



Justo Polo (Presidente, Las Ventas)



Antiguamente, la principal labor de la presidencia era la salvaguarda del orden público en los tendidos. Por ello, después se mantuvo la presidencia durante largo tiempo en manos de comisarios de policía, que tenían también este cometido, además de ordenar el desarrollo de la lidia. En la actualidad, se ha abierto a aficionados de reconocido prestigio. Los presidentes deben trabajar en sintonía con los veterinarios, pero no es de la opinión de que los informes de éstos sean vinculantes (¡la soledad del palco y la inmediatez en la toma de decisiones!). Hoy en día los nuevos reglamentos tienen los suficientes mimbres para que, si se saben aplicar correctamente, se pueda garantizar el rigor del espectáculo.



 



Gestión de las plazas de toros



 



Ignacio Cía (Casa de Misericordia, Pamplona)



La Comisión taurina de la Casa está formada por personas con conocimientos y afición por la Tauromaquia, que trabajan en la gestión de la plaza de manera altruista. La plaza tiene 16.500 abonados, la mayoría de ellos navarros y en ellos se piensa, fundamentalmente, cuando cada año procuran elaborar los mejores carteles (toros y toreros), para obtener el máximo beneficio destinado al mantenimiento de la Casa. El·”no hay billetes” se consigue casi todas las tardes. Una vez más la Tauromaquia muestra su mejor cara, la solidaria.



 



Jean-François Coste (Céret, Francia)



En algunas localidades francesas que organizan festejos mayores son los propios aficionados los que los organizan, este es el caso de Céret, pequeña localidad de la Cataluña francesa, que presume de tener la feria más torista de Francia. Cada año compran corridas de ganaderías duras de encastes minoritarios, el tercio de varas es el fundamental y contratan a los toreros una vez adquiridos los toros. Los aproximadamente 30 miembros voluntarios de la asociación son totalmente independientes y alquilan la plaza cada año que es de propiedad privada. Se manifiestan catalanes y taurinos.



 



Auge y seguridad de los festejos populares



 



Lope Morales (Pte. de la Federación Taurina de Jaén)



Las fiestas de toros en muchos pueblos de España, es consustancial con sus gentes. Es la expresión de lo extraordinario, es la ruptura en el trabajo, la cotidianidad y las preocupaciones, es la explosión de la hermandad y de la fiesta. Un ejemplo puede ser el toro de San Marcos en Beas de Segura (Jaén), donde se “cascan” hasta 80 toros enmaromados que se corren durante dos días por sus calles y plazas.



        



M. Reta, Vicente Nogueroles (Festejos populares)



Los festejos populares están en auge en nuestro país y se conceden más de 16.000 permisos anuales para sueltas de toros y vacas por las calles y plazas, de ellos, casi el 60% en la región valenciana (Bous al Carrer). Existe una gran preocupación de la administración y de los propios organizadores de festejos por la seguridad de los participantes. Se da la circunstancia que los accidentes mortales se dan sobre todo en los espectadores-participantes y no en los corredores y recortadores experimentados. Por ello, en la región valenciana están haciendo esfuerzos por “enseñar a estar en la cara del toro”. Llama la atención que el coste de organización de los festejos populares varía mucho según la Comunidad Autónoma en la que se desarrollen.



 



Seguridad jurídica de la Fiesta



 



Joaquín Moeckel (jurista, Sevilla)



La Tauromaquia está siendo atacada en España. Los movimientos antitaurinos, los populismos y la nueva corriente animalista han puesto sus focos en la Fiesta de los toros, por lo que tiene de “llamativa”, no por su importancia social y económica en el mundo. Pero la Tauromaquia no se salva sola, hay que salir a defenderla, hay que proclamar con orgullo que somos taurinos. La obtención del marchamo de Patrimonio Cultural Inmaterial, primero de los gobiernos de los ocho países taurinos, y después por la UNESCO, blindaría de forma definitiva la Tauromaquia en el mundo.



 



Antonio Ruiz, Antonio Moreno (aficionados, veterinarios)



 



Torrestrella, una ganadería donde el toro y el caballo son cuidados, mimados, casi adorados. Los Alburejos, una finca donde la sencillez se convierte en lujo. El toro de esta casa es único y bello, burraco entre los burracos, de buenas hechuras y con bravura de la buena que le hace ir siempre a más, luchando hasta la muerte. Son conocidos y reconocidos los tentaderos de machos a campo abierto, que sirven para una rigurosa preselección de sementales y son un día de fiesta grande para los hombres que los realizan que, en esta casa, son hombres de tres generaciones, serios, nobles y apegados al terruño, que nacen ya con sus genes marcados por una afición estremecedora y que han mamado desde la cuna. Sementales, cabestros y caballos manejados con mimo, conocimiento y pasión por los ganaderos y vaqueros, todo ello en la ecología explosiva de los Alburejos: primavera, cielo azul, hierba reventona, perdices y liebres…, finca fértil y ganadera.



 



El toro de Lidia, dos concepciones diferentes



 



Borja Domecq, Adolfo Martín, S. Palomo Linares



Los ganaderos buscan un toro que propicie el triunfo del torero para disfrute del público. El tipo de toro resultante depende de la sensibilidad de cada ganadero, los hay que prefieren un animal menos encastado, menos peligroso, más previsible, y los hay que lo prefieren más bravo en todos los tercios. Unos prefieren una Fiesta menos exigente, otros la prefieren más dura en el convencimiento de que el peligro y la muerte es parte de la gloria. Se llegó al consenso, también en la sala, de que la continuidad de la Fiesta pasa por la existencia de la emoción en el ruedo, y esa emoción la aporta el verdadero toro bravo y el torero que se expone con convencimiento y determinación. Este es un paso fundamental para la regeneración de la Fiesta.



 



Federico Arnás: la regeneración de la Fiesta



 



Es posible que estemos ante el toro más bravo de la historia pero que ha perdido casta y se ha hecho más previsible. Un toro homogeneizado. La regeneración de la Fiesta pasa por un cambio de mentalidad empresarial similar al de otros sectores económicos. Contamos hoy día con toreros muy buenos y muy variados, muchos de ellos salidos de las escuelas taurinas que, por cierto, no uniformizan a los alumnos. Los niños actuales ya no llegan del colegio y se encuentran con una imagen de toros en la TV. Luego les podrá gustar o no, ser aficionados, indiferentes o antitaurinos, pero esa imagen del toro y del torero que formaba parte de nuestra niñez ya no existe, ha sido borrada. Existen muchos aficionados que entienden la Tauromaquia como una filosofía de vida y que saben que lo que más temen los políticos es el voto, y el voto del sector taurino tiene que hacerse notar. Hay que apoyarse en las dos grandes “es”: economía y ecología, pues la Tauromaquia genera mucha riqueza económica y el ganado bravo ayuda a conservar miles de hectáreas de Dehesa. Se trata de decir bien alto y sin miedo “me gustan los toros”.



 



Conclusión general



 



Los aficionados y el público en general tienen que sacudirse de encima los complejos y los miedos y salir en defensa de la Tauromaquia, porque la Fiesta de los toros en plenamente legal, está inmersa en la sociedad española y, como decía F. Gª Lorca “es posiblemente la fiesta más culta que existe”.



 



 


 (Nota.- El libro con los textos completos