Symposium del Toro de Lidia - Zafra

PREMIO AL INVESTIGADOR JOVEN DEL XVI STL A LA COMUNICACIN: ANLISIS DE LOS CRITERIOS DE SELECCIN DEL GANADO DE CORRO

Desde la edicin de 2019 se decidi por ambos Comits, Organizador y Cientfico, estimular la investigacin por parte de los jvenes, en lnea a las convocatorias y representatividad que el Symposium del Toro de Lidia de Zafra les seala para el futuro de la Tauromaquia y el campo bravo. En esta ocasin el premio a recado en esta comunicacin presentada al alimn por sus autores Jon San Jos y Asier Alvite.


ANáLISIS DE LOS CRITERIOS DE SELECCIóN DEL GANADO DE CORRO

Jon San José1*; Asier Alvite2; Juan Manuel Lomillos3

1 Ingeniero Agrónomo. Escuela Técnica Superior de Ingeniería Agronómica y Biociencias. Universidad Pública de Navarra. 2 Veterinario. Euskal Larrabehi Elkartea. 3 Departamento de Producción y Sanidad Animal, Salud Pública Veterinaria y Ciencia y Tecnología de los Alimentos. Facultad de Veterinaria. Universidad Cardenal Herrera-CEU de Valencia. *Autor de correspondencia: jonsanjo97@gmail.com

RESUMEN

La raza de lidia se diferencia del resto de bovinos por su particular selección etológica. El comportamiento es registrado y valorado subjetivamente por el ganadero para elegir sus animales reproductores. En el caso del ganado de corro, la valoración de estos caracteres etológicos es muy diferente al de ganado de lidia convencional, y no se conocen con claridad los criterios subjetivos que cada ganadero aplica.

El objetivo del trabajo es analizar los criterios de selección que llevan a cabo los ganaderos de corro, calificando y clasificando cada patrón etológico definido, en función de su importancia a la hora de la selección de los animales reproductores. Secundariamente se pretende comparar los criterios de selección de este tipo de ganado con la información publicada sobre selección de ganaderías convencionales.

Para ello, se ha llevado a cabo una encuesta a 70 ganaderos, procedentes de zonas donde existen explotaciones de ganado de lidia de “alquiler”: País Vasco, Navarra, La Rioja, Cataluña, Aragón y Valencia. En la encuesta se presentan 30 patrones etológicos recopilados previamente, para que el ganadero escoja los que tiene en cuenta a la hora de valorar los animales y puntúe por orden de importancia en la selección.

Tras un análisis estadístico los resultados concluyen que son 15 los parámetros etológicos que tienen en cuenta la mayoría de los ganaderos encuestados (90%), 6 de ellos en común con los parámetros publicados anteriormente con reses de festejos ordinarios de plaza. Los parámetros se han clasificado por orden de importancia siendo la bravura, la casta, la movilidad y la prontitud los más valorados a la hora de la selección, siendo el recorrido y la querencia los parámetros que menos han tenido en cuenta. Existen varios parámetros como: reponerse, defensa o dureza de pezuña, que son propios de ganado de corro (dentro de los 20 más importantes). Se observan igualmente correlaciones entre las puntuaciones de los parámetros analizados y diferencias en la preferencia de estos parámetros por zonas ganaderas.

INTRODUCCIóN

La mayoría de los espectáculos taurinos que se celebran en España son festejos populares, registrándose en el pasado año 2022 16868 exhibiciones (Estadística de Asuntos Taurinos, 2023), 10873 de ellas fueron festejos de corro, con animales de alquiler.

El espectáculo con ganado de corro es muy variado, y suelen tener características propias en función de la región donde se celebra. Se suelen realizar en las calles con el nombre común de encierros, en los que se sueltan a los toros, vacas o capones (toros castrados que conservan su bravura, pero adquieren mayor agilidad). Estos animales no se sacrifican tras el espectáculo, sino que vuelven a la finca para volver a actuar en otros festejos durante sus años de vida útil. Las reses se exhiben a lo largo de un recorrido delimitado del municipio. En la Comunidad Valenciana, Aragón y Cataluña, también se celebran los toros “embolados” (con un aplique con fuego en la encornadura) y toros “ensogados” (con una cuerda alrededor de la encornadura). En plazas cerradas, se celebran diferentes concursos de recortadores: anillas, espectáculos de obstáculos, capeas, etc. y en Aragón existe la especialidad de “roscaderos” (concurso en el que en grupos de tres mozos con una cesta de mimbre intenta frenar las embestidas de las reses).  Con menos frecuencia se realizan “sacas” o encierros a caballo, son festejos en los que se conducen las reses por grandes extensiones de campo. Por último, en la Comunidad Valenciana son típicos los “bous a la mar” en las localidades con costa (principalmente Denia), en los que el espectáculo tiene lugar en la playa o en una plaza abierta al mar en el puerto (Chueca, 2020).

En todos estos espectáculos los ganaderos llevan animales muy seleccionados con el fin de ofrecer un comportamiento que ayude al espectáculo lucido y con ello entretener y emocionar al público, por ejemplo, en los concursos de obstáculos se busca movilidad y agilidad, en los encierros, buena capacidad física y aguante, en las capeas la capacidad de lucha sin límite, etc. Los animales se exhiben varias veces al año y tienen nombre propio, incluso existen ejemplares famosos para el público que en muchos casos son demandados con un alto caché (el toro Ratón tuvo casi 2.000 seguidores en Facebook, entrada propia en Wikipedia y cientos de vídeos en YouTube (Terrasa, 2011). Igualmente existen ganaderías mitificadas, que cuando lidian algún toro se convierte en acontecimiento social como es el caso de la ganadería sevillana de “Partido de Resina”: el toro “Nubarrón” se convirtió, sin haber salido siquiera de su finca de origen, en uno de los protagonistas de la temporada 2019 en el festejo popular. Apenas una imagen y mucha rumorología a su alrededor bastó para que se generara una expectación pocas veces vista antes en torno a un toro, que subió el caché hasta los 21.000 euros (Galcerá, 2019).

Para diversos autores (Gaudioso et al., 1985; Purroy, 2003; Ruiz Villasuso, 2005), la definición del comportamiento de un toro, presenta serias dificultades y una gran variabilidad de respuesta entre los ganaderos. Es más, la evolución de los gustos de los aficionados o la propia actuación de los participantes en los festejos hacen variar, inevitablemente, la presión del ganadero frente a determinada condición del animal o frente a la manifestación o ausencia de ciertos patrones de comportamiento.

Tradicionalmente, para valorar el comportamiento del animal, cada ganadero viene utilizando su propio sistema de evaluación, pero muy poco extrapolable al conjunto de la raza. Por ello, varios autores han querido estudiar el comportamiento del toro desde un punto de vista más objetivo y científico, analizando un mayor número de parámetros. Tal es el caso de la tabla de calificación del toro bravo propuesta por Fernández en 1959, el test de aptitud ideado por Montero en 1974, la ficha de valoración elaborada por la familia Domecq (Domecq, 2009), el programa informático para la valoración etológica diseñado por Sánchez et al. (1990) o más recientemente el sistema desarrollado por Almenara y García (2011). Todos ellos para evaluar animales con destino la lidia ordinaria en corridas de toros y novilladas. En el caso del ganado usado para festejos populares sólo existen dos trabajos que describen algunos de los patrones etológicos usados por los ganaderos de este tipo de animales: el trabajo fin de grado de Mínguez, (2014) para la casta Navarra y el trabajo de Mazón et al. (2006) para ganado de corro de la Comunidad Valenciana.

Las diferentes escalas de valoración del comportamiento desarrollado por el toro durante el festejo o la tienta, permiten obtener una calificación objetiva y comparable, que puede convertirse en una herramienta útil a la hora de seleccionar animales reproductores y permite una mayor eficacia de los programas de selección incrementando la velocidad de progreso genético de la raza y redundando en un mayor beneficio del espectáculo. Por todo ello, el objetivo de este trabajo es analizar los criterios de selección que llevan a cabo los ganaderos de corro, calificando y clasificando cada patrón etológico definido, en función de su importancia a la hora de la selección de los animales reproductores. Secundariamente se pretende comparar los criterios de selección de este tipo de ganado con la información publicada sobre selección de ganaderías convencionales.

MATERIAL Y MéTODOS

Se llevó a cabo una encuesta a 70 ganaderos, procedentes de zonas donde existen explotaciones de ganado de lidia de “alquiler”: País Vasco, Navarra, La Rioja, Cataluña, Aragón y Comunidad Valenciana (Gráfico 1).

Gráfico 1: Zonas de los ganaderos encuestados.

La encuesta presenta 30 patrones etológicos recopilados y descritos previamente, para que el ganadero escoja los que tiene en cuenta a la hora de valorar los animales y puntúe por orden de importancia en su proceso de selección de los animales reproductores. Los patrones puntuados son los siguientes: bravura, movilidad, casta, crecerse, prontitud o acometividad, fijeza, codicia o celo, repetibilidad, humillación, listeza, agilidad, reponerse, rematar, entregarse o emplearse, echar la cara arriba, nobleza, recorrido, durabilidad festejo, durabilidad vida, huye o mansea, querencia, docilidad, transmisión, nerviosismo, defenderse o genio, fuerza, cruzarse en el recorte o acortar el recorte, hacer hilo en el recorte, escarbar y mugir.

RESULTADOS Y DISCUSIóN

Tras un análisis estadístico los resultados concluyen que son 15 los parámetros etológicos que tienen en cuenta la mayoría de los ganaderos encuestados (90%): bravura, movilidad, casta, crecerse, prontitud o acometividad, fijeza, codicia o celo, humillación, listeza, agilidad, reponerse, rematar, entregarse o emplearse, echar la cara arriba y recorrido. 6 de ellos en común con los parámetros publicados anteriormente con reses de festejos ordinarios de plaza: bravura, movilidad, prontitud, fijeza, codicia y humillación (Sánchez et al., 1990; Almenara y García, 2011).

Los parámetros se han clasificado por orden de importancia siendo la bravura, la casta, la movilidad y la prontitud los más valorados a la hora de la selección, siendo el recorrido y la querencia los parámetros que menos han tenido en cuenta (tabla 1).

Bloque

Patrón etológico

Puntuación

Nº ganaderos

% ganaderos

1

bravura

9,0364

70

100,00

3

transmisión

8,9929

56

80,00

3

durabilidad vida

8,7358

63

90,00

1

entregarse o emplearse

8,6255

51

72,86

3

crecerse

8,6182

64

91,43

2

durabilidad festejo

8,4545

65

92,86

1

codicia o celo

8,3455

65

92,86

2

repetibilidad

8,3455

60

85,71

1

casta

8,3273

58

82,86

2

rematar

8,3273

63

90,00

2

reponerse

8,1698

61

87,14

2

movilidad

8,1273

70

100,00

1

fijeza

8,0364

69

98,57

3

prontitud o acometividad

7,9455

68

97,14

1

listeza

7,4364

66

94,29

2

agilidad

7,3273

63

90,00

1

docilidad

7,3273

32

45,71

3

nerviosismo

7,2727

47

67,14

2

recorrido

7,0182

43

61,43

1

echar la cara arriba

6,9827

39

55,71

2

fuerza

6,2883

61

87,14

1

defenderse o genio

6,2398

41

58,57

3

cruzarse en el recorte o acortar el recorte

6,0398

32

45,71

-

mover el rabo

5,8364

26

37,14

1

humillación

5,6727

54

77,14

1

huye o mansea

5,5273

59

84,29

1

nobleza

5,4364

42

60,00

3

hacer hilo en el recorte

5,2398

33

47,14

1

querencia

5,2364

51

72,86

-

escarbar

4,8545

43

61,43

-

mugir

4,3455

55

78,57

 

Tabla 1: puntuaciones de los ganaderos de corro para los diferentes patrones etológicos y cuántos de ellos usan cada parámetro para valorar los animales reproductores en su explotación. En color los patrones que son valorados por los ganaderos de ganado de lidia convencional en su programa de mejora genética (MAPAMA, 2011).

Se observa cómo los patrones: “bravura, transmisión, durabilidad vida, entregarse o emplearse, crecerse, durabilidad festejo, codicia o celo, repetibilidad, casta y rematar” son el “top ten” de los comportamientos con mayor nota según los ganaderos. De hecho, esta nota se correlaciona positivamente con un mayor número de ganaderos que las tienen en cuenta en su proceso de valoración etológica y selección de animales reproductores.

La raza de lidia en España (integrada por 5 asociaciones de ganaderos) lleva a cabo un programa de mejora genética (MAPAMA, 2011) donde se valoran 4 patrones: bravura, fuerza, movilidad y fijeza, patrones del “top ten” obtenido, a pesar de que este plan de mejora va más indicado a la lidia ordinaria que a los festejos populares, aun así, los patrones que se valoran son de gran importancia para los ganaderos de corro, como hemos visto.

En la actualidad cada animal participa en un gran número de festejos (sobre todo los animales “estrella”). El suelo ha pasado de ser tierra a asfalto y los elementos verticales han variado de la madera al hierro, lo que dificulta su trabajo y hace desengañarse a los animales (Mazón et al., 2006). Por todo ello es interesante resaltar que los parámetros “durabilidad vida” y “durabilidad festejo” sean de los más valorados por el ganadero de festejo de corro. Se requiere un animal “duro” que aguante con brío y viveza todo el festejo y a la vez resista muchos años participando en los diferentes festejos de la temporada. Esto se relaciona a su vez con aspectos morfológicos y fisiológicos como es la “dureza de pezuñas” o los “buenos aplomos” de los animales que sin duda son valorados por el ganadero. Existen varios parámetros como: “reponerse y agilidad” que son propios de ganado de corro (dentro de los 20 más importantes).

Además, ha proliferado la aparición de obstáculos en los festejos populares celebrados en plaza: el tablao, la pirámide o el banco, y algunos otros, obstáculos que permiten manifestar la condición física del animal (Mazón et al., 2006), lo que conecta con ciertos patrones de comportamiento relacionados con el ejercicio físico que realiza el animal: “movilidad, agilidad, fuerza, durabilidad, repetibilidad, rematar y reponerse) , con alta nota del 85% de los ganaderos encuestados. En este sentido hemos clasificado los patrones en 3 bloques (tabla 1): bloque 1 = relacionados de la bravura y casta, bloque 2 = relacionados con la aptitud física y bloque 3 = derivados tanto de la bravura como del físico del animal.

Si analizamos los resultados por las dos zonas diferenciadas de festejos populares: zona del Ebro y Levante, se observa que en la zona del Ebro las reses suelen trabajar 10-15 min por festejo y en torno a 7 veces al año; por otro lado, en el Levante 15-20 min unas 10-12 veces (Purroy y Buxadé, 2004). De esta forma, se aprecia que, en la zona del Levante, por las características de los festejos, la media anual en horas de trabajo en las calles de los animales es superior, lo que conecta con los resultados de la encuesta realizada, donde cabe resaltar que los ganaderos navarros buscan animales con más fijeza, prontitud y que rematen arriba y por su parte, en la Comunidad Valenciana, reses con más duración y casta, y que se repongan antes tras cada embestida, con puntuaciones significativamente mayores.

El etograma obtenido para el ganado de corro en este trabajo preliminar, es el primer paso para la elaboración de un programa de caracterización etológica que permita obtener una calificación objetiva y comparable de los animales lidiados en este tipo de festejos, que puede convertirse en una herramienta útil a la hora de tomar decisiones sobre el premio a otorgar en los diferentes concursos y también de aplicación durante el proceso de selección de reproductores contribuyendo al almacenado y procesado de la información, lo que permitiría una mayor eficacia de los programas de selección incrementando la velocidad de progreso genético de estas ganaderías.

CONCLUSIONES

La puntuación realizada a los diferentes patrones del comportamiento usados en la valoración de animales que participan en festejos de corro permite afirmar que esta valoración etológica es sensiblemente diferente a la realizada a los animales que participan en corridas de toros y novilladas. Son varios los patrones propios de ganado de corro que los ganaderos han dotado de alta importancia en la selección y muchos de ellos los tienen en cuenta, por ejemplo: “durabilidad vida, durabilidad festejos, reponerse y agilidad”. Se aprecian diferencias en los patrones más valorados entre los ganaderos del Ebro (fijeza y prontitud) y los del Levante (duración y casta).

Tras los resultados obtenidos sería interesante elaborar un programa informático de valoración adaptada a los festejos de corro para el registro, valoración y procesado del comportamiento con fines de selección.

BIBLIOGRAFíA

Almenara-Barrios J, García R. (2011). Assessment scale for behaviour in bullfighting cattle (EBL 10). Reliability and validity. Arch Zootec;60,215-224.

Calero, D.; Reinel, J;  Bartolomé, D.J.; Muñoz, J.E.; González, M.F. (2020). Valoración genética de unidades comportamentales en una ganadería de lidia colombiana. Acta Agronómica. 69 (2): p 145-154.

Chueca, S. (2020). Características de las explotaciones de lidia dedicadas a festejos populares. Posibles consecuencias del COVID19. Trabajo Fin de Grado. Universidad CEU- Cardenal Herrera.

Domecq JP. (2009) Del toreo a la bravura. Madrid, España: Ed. Alianza.

Fernández Salcedo L. (1959). Los cien puntos de la bravura. Ganadería;197:652-655.

Galcerá, J.I. (2019). Nubarrón, el fichaje más caro para el bou al carrer. Las Provincias, (Valencia). 22 de febrero de 2019. Disponible en: https://www.lasprovincias.es/fiestas-tradiciones/nubarron-fichaje-caro-20190222235730-ntvo.html

Gaudioso V, Pérez-Tabernero A, Sánchez JM. Evaluación de la bravura, nobleza y mansedumbre del toro de lidia. Buiat Esp 1985;1:218-232.

Ibáñez, M. (2003). Comportamiento del vacuno. VI Symposium del Toro de lidia. Zafra (Badajoz).

Mazón, J.; Albalate, U.; Hernández, M.; Soler, R.; López, M. y Gil, M. (2006). Querencias: un paseo por la ganadería brava valenciana. Diputación de Valencia. 228 pp.

Mazón, J. (2016). Bou de carrer de la comunidad valenciana. Caracterización etnológica y de comportamiento. Economía de su explotación. Tesis Doctoral. Universidad de Zaragoza.

Ministerio de Cultura y Deporte (2023). Estadística de Asuntos Taurinos, 2022.

Ministerio de Medio Ambiente, y Medio Rural y Marino - MAPAMA (2011). Programa de mejora de la raza bovina de lidia.

Mínguez, G. (2014). Estudio del comportamiento de animales de Casta Navarra. Proyecto fin de carrera. E.T.S. de Ingenieros Agrónomos. Universidad Pública de Navarra.

Montero I. (1981). Relación entre la conducta del toro en los corrales. Arch Zootec;30(117):119-125.

Purroy A. (2003). Comportamiento del toro de Lidia. Pamplona. Ed. Universidad Pública de Navarra.

Purroy, A. y Buxadé, C. (2004). Estimación del precio al que se debería pagar la hora de presencia activa de las vacas de Casta Navarra en los festejos populares.

Ruiz-Villasuso C. (2005). La evolución: el toro disperso, el toro reunido, el toro bravo. En: Un siglo de toros 1905-2005. Madrid, España: Unión de Criadores de Toros de Lidia. Pp. 82-107.

Sánchez JM, Riol JA, Eguren VG, Gaudioso VR. (1990). Comportamiento del toro de lidia frente al caballo y muleta: aspectos aplicativos a la selección de la raza. Arch Zootec;39(144):165-174.

Terrasa, R. (2011). El caché del toro asesino. El Mundo, (Comunidad Valenciana). 15 de agosto de 2011. Disponible en: https://www.elmundo.es/elmundo/2011/08/14/valencia/1313320329.html